Alimentación y salud

—La lógica de la experiencia—

A pesar de la baja autoestima que tenía por aquella época, y de la propaganda que hasta mi había llegado sobre los efectos palanca que éstos libros transmitían para sacar a la gente de depresiones y fobias.

Algo dentro de mí me decía que, si un libro era capaz de curar una depresión de tantos años, no debía ser muy difícil salir de ella. Y era consciente de que había muchas personas que igual que yo llevaban años esforzándose cada día por salir de ese sufrimiento.

¿Cómo iba a ser posible, que lo que no habían conseguido tantos doctores, terapeutas y naturistas, los cientos de pastilla que había tomado, además de los agotadores esfuerzos que mi familia y amigos hacían para animarme; me lo ofreciera aquel libro en unas cuantas hojas? ¿Qué estaban haciendo los psicólogos y psiquiatras que no iban corriendo a comprarlo? Por otra parte, en contra de mi escepticismo estaba la propaganda que hacía la gente, entusiasmada por los descubrimientos y oportunidades que les brindaban estos libros. Testimonios de personas que ayudadas de los consejos que encontraban en sus páginas, habían conseguido salir de trastornos psicológicos. Alcoholismo neurosis, fobias, depresiones. . . ante tanto prestigio divulgado ¿Quién era yo para cuestionarlo?

Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo “esotérico,” cosas de iluminados a los que se atribuye poco o ningún rigor sobre sus teorías. En este apartado sigue existiendo la picaresca de los adivinos a los que la gente acude en momentos difíciles, cuando se enfrentan a la impotencia de no saber o no poder solucionar una situación que le está haciendo sufrir. A éste mundo de hechiceros y futurólogos, habituales en otras épocas, les ha desacreditado los avances de la ciencia que con rigor y fiabilidad demostrada, nos dice dónde estamos y hasta dónde han llegado sus logros

Sin embargo, existe una rama de la física, denominada física Cuántica, que se encarga de estudiar la ciencia desde la totalidad de las posibilidades. Y a medida que se avanza en ésta dirección, se van abriendo ventanas a un mundo desconocido y cuestionado por los científicos más ortodoxos

Desde principios del siglo XX, los científicos llevan trabajando en laboratorios de todo el mundo con esta rama de la física, tan apasionante como perturbadora, pues a medida que van avanzando, los descubrimientos que hallan con sus investigaciones, les van planteando nuevas interrogantes. Un hallazgo muy llamativo, que se escapa al concepto que tenemos del mundo que nos rodea; es el comportamiento de la materia. ¿Cómo es posible que una misma partícula pueda estar en dos sitios diferentes en un mismo tiempo?

Si los seres humanos estamos formados por partículas ¿Pudiera ser que estuviéramos en varios sitios al mismo tiempo, sin ser conscientes de ello? Este descubrimiento abrió la puerta a la teoría que contempla la posibilidad de que pudieran existir universos paralelos. Otros mundos donde la misma persona exista en otros tiempos diferentes, hipótesis que se formulan los científicos, basadas en sus descubrimientos. —La grandeza de reconocer las limitaciones— Debemos ser conscientes de que nuestro cerebro ha alcanzado un grado de evolución que comparado con el de otras especies es muy alto, pero no deja de ser limitado.

Por lo que tal vez existan otras dimensiones que no seamos capaces de percibir. Sin embargo, a pesar de no poder entender con precisión esas otras realidades que la ciencia empieza a intuir como posibles. Sí nos llegan mensajes indescriptibles de que existe algo que se escapa a nuestro entendimiento. ¿Quién no ha percibido con nitidez que, al estar al lado de una persona determinada, sin causa que lo justifique, comienza a sentirse incómodo o con deseos de irse? ¿Y de cómo se altera su sistema nervioso? “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *