Disciplina de hierro para adelgazar

Si utilizas cualquiera de estas técnicas conseguirás una disciplina de hierro. Puedes utilizar sólo la que más te convenga o combinarlas. Todas son efectivas y están probadas con éxito. Tendrás la manera rápida de comer menos, hacer más ejercicio, trabajar más concentrado, producir el doble en menos tiempo o encontrar minutos donde antes no existían para conseguir tu gran proyecto.

Estas herramientas valen su peso en oro. Insisto, puede que necesites sólo uno de estos consejos para tener un método que te lleve al éxito. El poder de las afirmaciones, el de ayudarte de las películas o el de recordar tus éxitos pasados entre otros, cualquiera puede ser tu billete al éxito. MÉTODO 1: Sustituir, siempre sustituir Tienes que saber con precisión lo que quieres, sino el riesgo de no conseguirlo será demasiado grande. Eso lo saben muy bien los expertos en disciplina. Lo más importante es que no te fijes en lo malo. Nunca te enfoques en la falta de disciplina. Enfócate primero en tus sueños y tu cerebro te dará lo que persigues. Es como hacer un viaje, cuando planificas a donde ir no planificas a donde no vas a ir. Cuando vas al supermercado, no vas al pasillo que tiene la comida que no quieres.

Los que llegan lejos, ya sean emprendedores, diseñadores, políticos, abogados, actores o escritores, tienen una visión clara de a dónde quieren llegar. Nunca harán una imagen de lo que no quieren. La típica queja de los que se lamentan de su falta de disciplina es que no ven alternativas. Creen que no hay sitio para cambios. Pero no saben que es fácil si encuentran un sustituto. La mayoría de personas piensan en lo que les gustaría que no ocurriera, en lugar de pensar en lo que si les gustaría que ocurriera. Y así pintan el diablo en la pared. Muchos reconocen su falta de disciplina, pero su verdadero problema es sustituir un mal hábito por otro. Son las sustituciones las que acelerarán tu disciplina.

Fíjate en las dietas, la mayoría al final acaba comiendo lo de siempre por no sustituir sus hábitos alimenticios por otros mejores. La disciplina no fue el problema. Pero no sustituyeron las carnes y grasas del pasado por más verduras y fruta… y al final recuperaron el peso perdido. Por eso, ¡para conseguir disciplina sustituye! Lo que pensamos se convierte en realidad, así que mejor buscarle un sustituto. Si visualizas nuevos objetivos conseguirás fácilmente la disciplina. He visto a gente dejar de fumar de un día para otro, bajar de peso en pocos días y ganar una autoconfianza importante en menos de una semana. ¡Todos tenían un nuevo objetivo que perseguir! Olvídate de lo que has oído hasta ahora. Tener la disciplina para dejar de fumar o cambiar cualquier otro hábito no será difícil si lo sustituyes por otro.

El orgullo de sentirte bien y poderoso levantándote de la mesa con un poco de hambre sustituirá al de comer mucho. Una nueva relación personal sustituirá a otra tóxica. Y madrugar y disfrutar de un tiempo extra por la mañana sustituirá a no madrugar. Piensa siempre en la parte positiva de lo que quieres conseguir para llenarte de disciplina. Si piensas en “dejar de fumar”, “dejar de posponer” o “dejar de tener estrés”, automáticamente pensarás en «fumar», «posponer» y «tener estrés». El poder de las palabras y sus imágenes es demasiado grande. Pero si lo sustituyes por «tener el control», «utilizar